Dicen que el golpe de la eliminación de la Copa del Rey en manos del Sevilla caló hondo en Lionel Messi y tuvieron que hacer fuerza para reconfortarlo en el vestuario post derrota. Con el mismo enemigo nuevamente en el camino, esta vez por la Liga, Messi se sacó la tristeza y anotó un doblete con aroma especial para golear 4-0 al conjunto de Nervión. ¿Por qué especial? Porque los dos goles le sirvieron para llegar a 101 goles con la camiseta blaugrana y así convertirse en el jugador más joven de la historia en haber traspasado la barrera de los 100 festejos.