La lesión que marginó a Lionel Messi del amistoso que la Argentina le ganó 3-2 a Rusia no muestra ninguna gravedad. Según los estudios que el cuerpo médico argentino le realizó en una clínica de Moscú, es una simple contractura en el abductor derecho, una complicación muscular que no reviste mayores consecuencias.

Maradona lo dejó afuera del encuentro por precaución y el crack siguió todo el partido sentado con el resto de los suplentes. Para buscar una imagen de Messi sentado en un banco de suplentes con la Selección, hay que retroceder hasta el Mundial de Alemania 2006, cuando Pekerman lo mantuvo afuera de los 120 minutos en la derrota contra los germanos, en los cuartos de final.

Terminado el amistoso, Maradona se abrazó felizmente con Messi y le dijo que lo va a necesitar en perfectas condiciones para enfrentar a Brasil, el 5 de septiembre.

Pese a que los doctores argentinos descartaron una lesión, cuando retorne a Barcelona se le harán nuevos y más extensos exámenes para terminar de eliminar cualquier duda y que Guardiola exhale con profundidad. Igualmente, se perdería el partido contra el Athletic de Bilbao, por la Supercopa española.

Maradona siempre está al lado mío y de todos, con cariño y apoyo. Me hubiese encantado poder jugar, pero por suerte lo que tuve ayer no fue nada grave”