Lionel Messi ya disfrutó de sus vacaciones, más que merecidas después de una temporada llena de esfuerzos y recompensas, y viajó a Barcelona para ponerse la ropa de entrenamiento y arrancar los primeros trabajos de la pretemporada. Hasta acá, todo normal, si no fuera porque ¡todavía le quedaba una semana más de descanso permitida! El mejor zurdo del mundo no aguantó más alejado de la pelota, aquel elemento que lo complementa, y decidió volver a la disciplina blaugrana para empezar la puesta a punto.

“Ya quiere entrenarse y por mí va perfecto. Mejor que esté aquí y no más lejos”, explicó un más que conforme Pep Guardiola. Es que Messi, al igual que el grupo de jugadores españoles que disputó la Copa Confederaciones, tenía siete días más de descanso, producto de la cargada temporada que lo tuvo como protagonista y que recién finalizó cuando terminó su actuación en la Selección Argentina.

Pasó por Disney, recibió varios premios, como el que lo reconoce como Atleta Latino 09 y el II Trofeo Di Stefano, estuvo un mes con su familia, pero quiere arrancar a la par de sus compañeros los entrenamientos de pretemporada, para no dar ninguna ventaja e intentar repetir un año tan sólido y fuerte como el que acaba de pasar. Ya viajó a Barcelona, donde deberá realizarse los controles rutinarios que se hacen antes de arrancar cada nuevo año futbolístico, y luego viajará con el resto del equipo hacia Londres, lugar elegido para el inicio del stage. Como se ve, a Leo Messi le sobran ganas de seguir acumulando éxitos y brindar su mejor esfuerzo para volver a intentar ganar todos los títulos en juego.