Solamente faltaba la confirmación oficial para que Lionel Messi fuera anunciado como el nuevo ganador del FIFA World Player, ese premio que anhelaba y había visto de cerca en los últimos dos años y que, como el Balón de Oro, se le había escapado por la magra cosecha de títulos a nivel equipo. Este 2009 ya no hubo ningún obstáculo que se interpusiera entre Messi y la corona de la FIFA, cuyo destino es votado por los capitanes y entrenadores de las diferentes selecciones. Juntó 1.073 puntos, contra los 352 de su escolta Cristiano Ronaldo. A su cargado álbum de logros y éxitos de la temporada, Messi acaba de ponerle el último cromo, el que le faltaba para completar la colección. Sólo le queda ganar el Mundial con la Selección. Aunque sabemos que la voracidad de Messi no conoce de complacencias y volverá intentar emular una campaña tan bestial como ésta. La primera vez en la historia que un jugador argentino se alza con esta distinción. El 2009 de Lionel no tiene comparación ni lugar para más galardones o conquistas, no dejó nada para los demás.

“La verdad que ha sido un año espectacular, ¿no? Tuve la suerte de conseguir muchas cosas importantes, pero no me conformo.  Todavía soy muy joven y me queda mucho por vivir e intentar conseguir. Siempre se puede crecer”, expresó Leo, siempre tímido, con las palabras medidas y una gran sonrisa que denotaba la felicidad por haber conseguido el premio de la FIFA.

YouTube Preview Image