La zozobra y la derrota estuvieron cerca para el Barcelona, ante un cuadro dignísimo como Estudiantes de La Plata, pero apareció Pedro para igualar el duelo en los minutos finales y Lionel Messi para darle el triunfo y el Mundial de Clubes a las vitrinas blaugranas, el único título que el Barça no poseía y que al mismo Lionel le faltaba en su amplio álbum de conquistas. Seis títulos de seis, ganadores de todo, de Europa, de España y del mundo. Un 2009 inmejorable, perfecto por donde se lo mire, tanto para el club catalán como para Leo, en el mejor año de su carrera profesional. También fue nombrado el Balón de Oro de la competencia, para agregar más lauros a su impresionante temporada.

Hoy por hoy, no nos damos cuenta de lo conseguido, aunque a medida que pase el tiempo será difícil que otro equipo lo repita”

El lunes los videos